lunes, 14 de mayo de 2012

Actitud


Actitud, esperanza, coraje y  fe son los elementos indispensables para salir del fondo oscuro de un agujero negro y tenebroso.  Eso dicen los “gurús”, los que nunca estuvieron en el fondo oscuro del pozo, mucho más tiempo del debido.  De todos modos una se contagia, usa PNL, tiene un cuaderno de afirmaciones, reza e intenta todo el tiempo perdonar y perdonarse para estar en paz y centrada en la luz que me permitirá encontrar el camino.

Desde que recuerdo, mi familia marcaba mis errores, desaciertos y fracasos como parte de mi “locura y anormalidad”.  Si había una discusión familiar, si un profesor de secundaria me mandaba a Marzo por demostrarle que le falta leer libros de geografía, si tuve que divorciarme, si tuve que luchar sola y elegir siempre lo menos malo; eso en boca de mi familia significa que tuve la culpa y sólo yo, incluso de causarle mal a las personas que quiero.

Entonces hubo un error en mi bautismo, en el momento mismo del alumbramiento, que intuyo generó muchas sombras.  Acaso,  ¿alguien puede estar equivocado desde el mismo instante que llegó a este mundo?  Acaso, ¿alguien tiene predestinado vivir sin familia, ni hogar, ni credo, ni sueños, ni amores, ni pasiones?
Me resisto a creer que por ser diferente a mi entorno, fui culpable de eso desde mi primer recuerdo a los 2 años de edad.

Estoy cansada, tan cansada…
Después de intentar, desde julio del  año 2011, buscar  trabajo en Portales de empleo, enviando mi CV a Consultoras, redes y empresas, sólo he tenido una entrevista profesional de lujo, pero lamentablemente la empresa no ganó la licitación de la obra y no estará en el país.  Luego intenté en Abril un trabajo de mañana en una casa de comida, pero el dueño decidió que era mejor financieramente, que su hermano atendiera el negocio todo el día y prescindió de mis servicios.  La ilusión duró poco menos que dos semanas.

¿Cómo se hace para seguir?  Si nadie responde siquiera mis solicitudes, cartas o mails.  Lo que hago en forma independiente, alcanza para pagar el alquiler y a veces alguna otra boleta.  Pero eso es todo, luego queda la dieta del desempleado, que nos va perjudicando las fuerzas internas y externas, y del nivel de concentración o el rendimiento laboral, ni hablar.

Sólo pido una oportunidad para demostrar de lo que soy capaz; puedo ser eficiente, ordenada, organizada, versátil, ejecutiva, adaptable, con ganas de crecer personal y profesionalmente.  Y creo que eso no se demuestra sólo con un papel que certifique algo a nivel teórico.

Estoy agotada de recibir “nos”, de leer disculpas diplomáticas, de esperar llamados o respuestas que nunca llegan.

Todos tenemos derecho a un trabajo digno, a una casa, a un nivel de vida que nos permita VIVIR, dando lo mejor de lo que tenemos. Es más, tenemos derecho a disfrutar.
No es mi sueño, ni mi anhelo, pero cumplo el deseo de la mayoría, pasar horas y horas sin tener nada importante que hacer.

Quizá esta sea la señal, de que este pueblo dejó de ser mi lugar, y que no hay espacio para mí ahora.

Pero tampoco sé que tren tomar y donde ir.  Iría hasta el fin del mundo, si allí alguien necesitara una persona eficiente, con múltiples aptitudes, pro-activa, con ganas de trabajar y aprender, con ganas de servir a otros y ayudar a hacer de este mundo, un lugar mejor.

Entre la Musa y el Destino
Soledad Lorena
Susana Lorenzo
14 de mayo de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Son aceptados todos los comentarios hechos con respeto e inteligencia.