miércoles, 9 de septiembre de 2015

Matemáticas y ventanas cerradas

Mientras me contaba sobre el intento de suicidio de un familiar cercano de casi 30 años, con esposa, hija, trabajo y casa en construcción (recalcó cada una de las posesiones materiales); su corazón se iba llenando de ira.  Cuando intenté preguntar por quien ahora está en terapia intensiva, su enojó resultó en un insulto ofensivo hacia esa persona que había ‘elegido hacer sufrir a su familia’.

“Todo es cuestión de matemáticas: en la sala de espera habían 30 personas (entre amigos y familiares), rezando y esperando; él es uno solo.”

Decidí sacar otra cuenta: la decisión de quitarse la vida no es algo que sucede en un día, ni en 30 días, es algo que se gesta, se construye durante varios meses e incluso años.  Hay generalmente un factor detonante en el final del camino, pero la semilla pudo haber sido plantada, incluso en la temprana infancia.  Entonces si sumamos los días de angustia, de pena, de frustración, de soledad emocional, de vacío espiritual o de impotencia, el resultado excederá por mucho el número de personas que sufren.  A veces, la cuenta no se saca con número, sino que es una relación entre intensidad y duración.




Es cierto, uno puede elegir martirizarse y sufrir en silencio (porque ninguna de esas 30 personas puede ver más allá de la apariencia cotidiana y difícilmente pueda comprender los escombros que arrastra el río subterráneo).  Puede elegir la ecuación simple y dejar que 15, 20, 30 o 50 personas, estén tranquilas y ‘felices’,  porque uno hace todo bien y cumple con sus deberes de hijo, padre, amigo, vecino, compañero de trabajo  y contacto frecuente en las redes sociales.  Uno puede volverse casi invisible y acostumbrarse o resignarse a vivir aquello que otros no entienden, guardarse los gritos, masticar la impotencia y petrificar el corazón.

Me pregunto cuántas de esas personas que reclaman nuestra pertenencia están en los momentos oscuros, resuelven los problemas que nos ahogan o se toman el tiempo para leer nuestra mirada, abrazar nuestro corazón  y hacer un mínimo intento por comprender.

Apuntes sobre el suicidio
(Libro en proyecto)
Soledad Lorena©
Septiembre 2015 

martes, 24 de marzo de 2015

Celebrando la democracia

Siempre me pasa lo mismo, cuando la gente empieza a celebrar tantos años de demoKracia, recuerdo mis lecciones de Educación Cívica (tengo 50 y en la escuela estudiabamos derecho y todas esas cosas).


CONCEPTO DE DEMOCRACIA
El concepto conocido en español como democracia tiene sus bases en el antiguo griego y se forma al combinar los vocablos demos (que se traduce como “pueblo”) y kratós (que puede entenderse como “poder” y “gobierno”). La noción comenzó a ser empleada en el siglo V A.C., en Atenas.
En la actualidad, se entiende que la democracia es un sistema que permite organizar un conjunto de individuos, en el cual el poder no radica en una sola persona sino que se distribuye entre todos los ciudadanos. Por lo tanto, las decisiones se toman según la opinión de la mayoría.También se entiende como democracia al conjunto de reglas que determinan la conducta para una convivencia ordenada política y socialmente. Se podría decir que se trata de un estilo de vida cuyas bases se encuentran en el respeto a la dignidad humana, a la libertad y a los derechos de todos y cada uno de los miembros.
En la práctica, la democracia es una modalidad de gobierno y de organización de un Estado. Por medio de mecanismos de participación directa o indirecta, el pueblo selecciona a sus representantes. Se dice que la democracia constituye una opción de alcance social donde para la Ley todos los ciudadanos gozan de libertad y poseen los mismos derechos, y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos contractuales.
Las clasificaciones de gobierno impulsadas por Platón y Aristóteles aún perduran en su esencia. Mientras que la monarquía es el gobierno que se concentra en una única persona, la democracia es el gobierno “de la multitud” (Platón) o “de la mayoría” (Aristóteles).

- - - - - - - - - - - - -  - - - - -

Me quedó poco claro este fárrafo:
Se dice que la democracia constituye una opción de alcance social donde para la Ley todos los ciudadanos gozan de libertad y poseen los mismos derechos, y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos contractuales.

Estoy a favor de la democracia, me encantaría vivir en democracia, pero un sistema donde los ciudadanos son condenados, marginados, segregados del sistema por no pertenecer al partido de turno o no venerar a las autoridades reinantes.

¿Acaso el país, las instituciones y las oficinas públicas, no funcionaría mejor si los empleados fueran elegidos según su capacidad, aptitudes y actitud hacia el trabajo?

La gente sigue desapareciendo.
La gente que quiere trabajar dignamente y tener acceso equitativo a los recursos de los que dispone la sociedad, se sienten extranjeros en su tierra.

Tenemos mucho que aprender para vivir en democracia:
- Tenemos que aprender que si el otro no piensa igual que yo, no está equivocado.
- Tenemos que aprender que no somos dueños de la verdad.  La verdad es una sola y cada uno la mira con cristales diferentes
- Tenemos que aprender a trabajar en equipo (team work como se le llama en las empresas) y poder trabajar con gente de diferentes partidos para encontrar soluciones.
- Tenemos que dejar de estar en guerra, agrediéndonos desde la otra vereda.
- Tenemos que dejar de buscar el camino fácil y entender que todo lo bueno sólo llega con esfuerzo y respeto.
- Tenemos que dejar de hacer la vista gorda y mirar para otro lado.

Voy a celebrar la democracia, cuando todos tengamos acceso a un trabajo y vivienda digna sin importar nuestra raza, color, religión, partido político o no militancia.

Voy a celebrar la democracia, cuando en las malas y en las buenas, nos miremos a los ojos y entendamos que somos todos hermanos, vecinos, ciudadanos; que cuando uno se beneficia se benefician todos, y si se benefician todos, yo me beneficio.

Susie (C)´

Quizá debemo estar confundida, como me dijo alguna vez un funcionario, cuando yo ejercía el periodismo, ofreciéndome gentilmente a que los muchachos de la patota me explicaran los conceptos.

jueves, 19 de marzo de 2015

Good vibes and secret keys


It’s been a long time without a job; let’s say about three years or more.  For the past two years or so, I have survived thanks to the help of my parents (who are retired) and to the help of kind and nice people and friends who are generous enough to make my life a little better.

Working on my own has been always a good option either to add up to the regular income or to make a living.  But for some reason, it’s not working now and it did not work for two years, not enough.

When I was younger I raised my three children on my own, as a single mother, even though I was and I am divorced.  Fifty percent of the salary was to pay a maid, a nanny and/or the nursery so there was never a chance to save for the future or for buying a house or a car.

Right now I am 50, I live in a small town where there used to be a lot of work but things have changed drastically in the last 5 years.  There are not many chances to make money unless you are young and pay back with sexual favors or unless you join the governing political party.

I’ve re-invented myself many times, so I can teach English, I can translate or interpret, I can cook, I can do massage or I can knit, among other things.  And if you read my CV you will realize my skills can fill a page.  I have this feeling I am in the wrong place at the wrong time so I started working harder with myself to change that.

Early in my late twenties I attended groups from Lucis Trust where we read all the books by Alice Bailey and we meditated with the Great Invocation.  I was seeking and the reading and triangle work was good for me at that time.  I never stopped seeking.  I take from every discipline, religion or practice, what is good for me, what it resonates to me. 
So, we can say, I have an interesting salad inside me which helps me become a better person and do good to others.  You can name whatever you want: kundalini yoga, reiki, reflexology, Bach flowers, therapy with music, meditation, prayers, retreats, moving meditation, chakra dance, Tai-Chi, tapping, affirmations, law of attraction, Abraham teachings, Light sounds, Source healing and many other I cannot remember now.  I have tried all of them and I still practice some of them.

You can easily manage whatever you choose when you have a home, a comfortable life, a regular income, may be a car, a group of friends, a tribe, a guiding ancestor or sensei.

One day, you find yourself in a small town where people do not practice any of these things I mentioned; there are no groups, no tribes, no sensei, and no supporting group at all.  There are only a couple of very conservative churches which still teach people that we come to suffer and live in poverty and if you are a divorced woman you are indeed a sinner.  In this new situation, you have no job, and your regular income does not pay 50% of the rent of a very small place to live (where it is hard to work on your own), therefore, if you need medicines for your chronic diseases or if you want to have a balanced diet to live a healthy life, then you either depend upon the help of others (charity) or you just pile up debts, bills and loans.  (There are months when the saving energy mode is the only option: you just sleep or so that you don’t waste energy, or you eat the days when you have work to do.)

When you are all alone and far from cities and places where you could find better alternatives, you use internet, not only to advertise your work but to read, learn and keep it going.  As I said, I am still a seeker.

There is a great offer of books, videos, seminars, on line courses, sessions, coaching and so on (even cruises and retreats in very fancy places).  They all show you a tiny part of what you could achieve if you bought their product.  They promise you will discover your inner power and you will reconnect to the source of abundance and light.  For this, you need money, a lot of money, to pay a good internet service, to pay the courses, books or whatever you choose, and nobody offers the miracle for free. 

It sounds cruel, but if you are almost homeless, you don’t have a dime, you eat properly once or twice a week, you don’t have money to pay your bills and you never know when you will eat or how long you will sleep under a roof, then you are screwed because you do not have access to any miracle or hidden secret which could help improve your life.

And when it is not working, people generally say, you are not trying hard enough, you are not doing it right, you don’t believe it, you don’t have a good vibe, and you are focusing on your lack and not on your dreams.


Hence, my Virgo brain has a question: I wonder, if somebody has a product (book, video, seminar, name it) which is really helpful and it really works and it can change the way you vibrate, if this somebody is sure to have the hidden secret which nobody knows; then, why don’t you share it for free.  If you are sure it works, you share it for free, you help people who cannot get out of the hole by themselves and then, they will pay you back, more than the price of your book:  I would send you a beautiful surprising gift to say thank you for your help.

It is important to bear in mind that there are different circumstances.  God is only one, but we all look at him in different ways, that’s why there are so many religions.  The source is only one, but some may call it the universe, others may call it Holy Spirit and others may just call it the masters.  The thing is, we are all different, we are unique and the circumstances we have gone through have shaped us, they have shaped our subconscious and our conscious mind too.  Going further, men and women do not behave or think alike, our brains work differently, our hormones work differently, and that’s why ancient cultures had different rituals for men and women.  So, what it works for you, may not work for me.  If you are a man, you are not aware of the energies that go through a woman who can be a mother.  If you are someone who has a home and a car, you can talk from a different point of view, and it is easier to change your vibe if there are certain things that are working well in your life.

Here is my promise: if I manage to get out of this hole, if I can finally manifest the life I dream, if I can have a home and abundance in my life, I will share my experience.  It might be a book a website or a video.  People who are desperate or in need will have free access to it, and if it works for them they can pay back as they feel it, from their heart. Judy Satory uses an interesting word: koha, an energy exchange from the heart.

Imagine, how wonderful the world could be if we all shared our gifts trusting that the universe and the people being helped would give us something in exchange so that we could all have abundant lives.

Blessings and thank you for reading
Namaste
Susana Lorenzo©
Susie©
March 19th 2015



jueves, 5 de febrero de 2015

Madres solas / Viudas del sistema

Titulo ‘madres solas’ porque no es lo mismo que madre soltera.  Quizá elegimos mal el padre, quizá aceptamos un matrimonio por el buen nombre de la familia, pero un día nos encontramos criando a nuestros hijos, sin cuota alimentaria, sin asistencia del estado y a veces condenadas por familia y amigos.  No estábamos preparadas económica ni emocionalmente pero como leonas, salimos a inventar lo que no había, dormimos poco y trabajamos mucho, aprendimos oficios, nos peleamos con machistas que buscaban favores por unas pocas monedas.

Cuando la crianza es así, no hay tiempo para ahorrar, para invertir o asegurar el futuro.  Más de la mitad de los ingresos se va en niñeras, empleadas y/o guardería para poder trabajar.  La vida se pasa como estrella fugaz, un día los hijos ya no están y estamos así paradas en medio del camino que no lleva a ninguna parte, sin casa, ni tumba, ni auto ni prosperidad.  Si a eso se  le suma alguna enfermedad que complique el trabajar por cuenta propia, todo parece un callejón sin salida.

A los 50 se es joven, se puede trabajar de muchas cosas, se cuenta con experiencia laboral y de vida que nos permite adaptarnos y desempeñarnos en diferentes roles.  Pero para el mercado laboral, no existimos después de los 35 a menos que tengamos influencias políticas o le hagamos el favor a algún señor.  Si enviamos un CV a algún aviso (lo hago desde el 2012), sin importar nuestra eficiencia, experiencia, aptitudes y recomendaciones, simplemente nadie responde.

A veces creo que hubiera sido mejor ser viuda, haberse sentido amada, cuidada y protegida y luego tener al menos recursos heredados que nos permitieran tener una vida mejor.

Para el sistema social, endometriosis extendida y prolapso severo no son causa suficiente para una incapacidad y solicitar una pensión.  Trabajar por cuenta propia, recorriendo varios kilómetros por día en bicicleta o caminando, termina siendo una tortura y un riesgo.

A los 50 no es tiempo aún de arrumbarse en el rincón de un geriátrico o en el desván de un pariente caritativo.  A los 50 aún necesitamos vivir, disfrutar, trabajar, sentirnos dignos, respetados y libres, por sobre todo libres.  No se es libre sin trabajo, sin prosperidad, sin vivienda y sin cuidados médicos indispensables. No se es libre cuando no se puede elegir qué comer y cuando.

A los 50 también se es demasiado vieja para ingresar a una congregación religiosa, no importa si una está dispuesta a cocinar, leer, escribir, traducir, aliviar enfermos o simplemente orar por quien lo necesite.

Todo tiene fecha de caducidad.

En la legislación y en nuestras costumbres culturales ha habido siempre un hueco para las madres que crían solas a sus hijos.  Ahora descubro que las mujeres de mi edad que llegaron sin nada a los 50, se parecen bastante a las viudas hindúes, que terminan mendigando en la calle y muriendo en vida.


Viudas Hindúes


Desde una profesional de la medicina, hasta algún familiar, he escuchado decir que todo sería mejor si tuviera un ‘macho’ a mi lado, un proveedor que hiciera mi vida más fácil. 

 ¿Y por qué tiene que ser así?  ¿Acaso hemos avanzado y ganado terreno en los derechos de la mujer?  Creo que no.  Claro que me gustaría volver a enamorarme y compartir mi vida con un hombre con quien nos amaramos y nos hiciéramos felices, pero no podría vivir con alguien sólo por techo, comida y alguna otra comodidad (no lo hice siquiera cuando mis hijos eran pequeños).


La vida es injusta.
No todo se soluciona con plegarias, buena onda, buena vibra y actitud positiva.
Susie ©
Febrero 2015
Si no podemos elegir como vivir, al menos deberíamos tener el derecho a morir a nuestro modo, dignamente y con honores.